Desde hace siglo científico, investigadores y oceanógrafos están examinando los orígenes de la sima de Capbreton.

    gouf-port-CapbretonVarias teorías se han propuesto : ¿es un antiguo valle de erosión que data de la Época Glacial, una falla sísmica conectada al movimiento de plegado pirenaico o de un movimiento tectónico debido al paso de la placa Ibérica bajo el continente europeo ?

    En cualquier caso, y a pesar de todas las investigaciones realizadas, la sima de Capbreton sigue siendo un misterio. No solamente en cuanto a sus orígenes sino por la multitud de especies que la habitan : peces extraordinarios, mariscos y cetáceos, que no tienen nada que ver con la fauna y flora habitual (calamares gigantes, quimeras, peces ángel…).

    En 1875, el marqués de FOLLIN descubrió una nueva especie de invertebrados bentónicos a los que llamó bathisiphon cabritonnensis y 1999 GEFMA identificó el Mesoplodon densirostris, ballena picuda, nunca vista desde 1850.
    La Sima siempre ha sido conocida por los marineros y pescadores, por su especial configuración y profundidad abismal, que hace de este enorme pozo submarino un refugio natural en caso de mala mar.

    Cuando hay temporal fuerte del oeste, el oleaje no barre la fosa, mientras que si lo hace en las profundidades de menos de 50 metros que se alinean de norte a sur.

    Además, los fondos se encuentran en perfecto estado. Las naves eran capaces de sucumbir a vientos fuertes, mojando a 60 metros y girando muchos canales.

    Pero es sobre todo su diseño excepcional, uno de los cañones submarinos más profundos del mundo, con pendientes sinuosas, mesetas, valles y acantilados, a poca distancia de la costa, lo que hace de la Sima de Capbreton un fenómeno geológico de excepción.



    Copyright :
    2 cartes au 1/50 000 : © Bourillet  J-F. (Coord.), Augris C., Cirac P., Mazé J.-P., Normand A., Loubrieu B., Crusson A., Gaudin M., Poirier D., Satra C. and Simplet L. (2007).
    Le canyon de Capbreton. Cartes morpho-bathymétriques, Ifremer (Ed.) et Université Bordeaux 1 (Coed.).
    Vue 3D : © Ifremer